contador de visitas
>Licencia de Creative Commons
This obra by Fernando Rivero García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Primera parte. Podemos - Prometeo Liberado

Publicado por Fernando Rivero García

Primera parte. Podemos

     A pesar del optimismo que transmite, la ilusión de ver que el Pueblo por fin se mueve, no me agrada su nombre, del mismo modo que en la manifestación con que el pasado año se celebró el segundo aniversario del movimiento 15-M me desagradó profundamente la frase que se coreaba: “Sí, podemos”. No me gusta porque es el lema de la primera campaña electoral del Gran Jefe negro que llegó para cambiar el mundo, con la idea preconcebida e inconfesable de perpetuar la política del hombre blanco. Permitidme que a estas alturas sea un escéptico. El 15-M nos regaló frases memorables, por lo que yo esperaba algo más de imaginación. Pero es sólo una frase; de ese movimiento también me gustaba la idea de que quisieran hacer política desde fuera del arco parlamentario, ser más que arco, saeta que amenaza a los corruptos y mina que derriba los cimientos que sustentan este sistema político demagógico y alienante.

     Y, sin embargo, los he votado. Lo he hecho porque debemos abrir las ventanas y airear los parlamentos y las instituciones promoviendo una nueva forma de hacer política, dando voz al Pueblo. Con la excepción de Izquierda Unida, que tiene luces y sombras, los partidos significan en todos los casos más de lo mismo, y lo mismo es aquello que se impone desde oscuras reuniones. Tanto los partidos españolistas, como los nacionalistas basan sus postulados en la aceptación de los dogmas impuestos desde la sombra y jamás sus acciones sobrepasarán las estrechas lindes que marcan los mandatarios reales, aquellos a quienes nadie vota.

    Como ya expresé un día, el Partido Popular vive en una oscura caverna de aire viciado y pútrido, tan hermética y sin resquicios que ni una mínima brisa puede penetrar. No lejana sino contigua a ésta, está la caverna que habita el PSOE. El aire aquí está igual de corrompido, pero, además, debe de ir cargado de éter, por lo adormilados que parecen. Estas dos cuevas bien diferenciadas en aquello que se ve tienen, sin embargo, zonas comunes al fondo, estancias en las que todos cohabitan a gusto y plantean estrategias con que aferrarse al Poder y seguir complaciendo a los poderosos en contra del Pueblo. Desde allí, Felipe González, ese gran estadista, aconseja a sus grandes empresas y amonesta a los votantes por su falta de gusto y de cabeza. En esos espacios de común acuerdo también caben los nacionalistas, que anhelan ser the big fish in the small pond para perpetuar la alienación en su pequeño terruño. El Partido Popular aún tiene en lo más recóndito de su cueva una trastienda llamada FAES, en la que Aznar y Aguirre andan escupiendo su rencor por las esquinas.

     He votado a Podemos porque necesitamos gente nueva y nuevos planteamientos. La ilusión que concitan tiene que ver no sólo con la hartura de la gente, sino también con una nueva forma de hacer política, más parecida a lo que nosotros somos en esencia. Desde la Transición nos han enseñado que sólo hay una forma de hacer las cosas, que los políticos llevan a cabo lo único que se puede hacer: entrar en la OTAN, no en Europa sino en la Europa de los mercaderes, Maastricht, el Euro, dar un golpe de Estado en Venezuela, en Ucrania… Pues bien, Podemos, Izquierda Unida y otras muchas plataformas civiles como el Frente Cívico Somos Mayoría nos muestran que sí hay otro camino, que otro mundo es posible, que nos podrán aplastar, pero nunca engañar.

     Los llaman populistas por decir verdades como puños, por desenmascarar no ya la corrupción concreta de personas individuales, sino la de todo un sistema en algo tan inmoral como que unos pocos vivan del esfuerzo de muchos, y que la mayoría de las personas que habitan el planeta lo hagan malviviendo, cuando no muriendo de hambre, de sed o de guerra, tres calamidades imprescindibles para que el Capitalismo pueda respirar. Los llaman populistas por decir lo que la mayoría pensamos y queremos, por exigir un mundo más igualitario, por querer cambiar las cosas desde la raíz, sin maquillajes huecos que dejen todo como estaba. ¿Adónde vamos con éstos?, he oído decir. ¿Hacia dónde vamos con aquéllos?, me pregunto yo. La respuesta a la primera pregunta es aún incierta; la de la segunda, no.

     Sin embargo, erraréis si pensáis que esto no ha hecho más que empezar, que el destino de Podemos es la Moncloa. No se lo permitirán. Para eso está Bilderberg, y este partido no entra en sus planes. Arreciarán las críticas y las descalificaciones, Pablo Iglesias aparecerá ante la opinión pública como la mano derecha de Maduro, la génesis del mal, y nos amedrentarán con el más negro futuro si ocupan el poder estos insurrectos, porque sólo un mundo es posible, aquel en que los políticos y los periodistas son lacayos de los grandes capitalistas, donde el Pueblo desaparece y se convierte en consumidores y opinión pública, esclavos en cualquier caso del Sistema, donde las vidas de las gentes están determinadas desde su nacimiento. El movimiento abertxale está en franca decadencia. El Padre necesita un nuevo enemigo y Podemos es un magnífico candidato para ser devorado por un Crono enfurecido.

    Los tejedores de sombras idearon las democracias controladas como garantes de su supremacía económica y deben dejar un mínimo resquicio a la disidencia para que no parezcan dictaduras, pero no se quedarán de brazos cruzados viendo crecer un partido que propone acabar con la estructura de egoísmo e insolidaridad que diseñaron.

 

Fernando Rivero García

 

Comentar este post

T 06/05/2014 09:31

Estoy contigo en casi todo, discrepo de las luces y las sombras de IU, no olvides que en Extremadura gobierna el PP gracias a ellos. Así que para mí perdieron las luces ese día.

Blas tio 06/07/2014 01:46

Con todo el cariño que, sabes te,tengo, tampoco he votado a nadie . Pero España ya "gozo" de "otro Pablo Iglesias" Y..".nunca las segundas partes fueron buenas." P.D.. Los peluqueros tambien tienen derecho a trabajarUn Abrazo

Teresa García 06/05/2014 09:32

Soy Teresa García no T

Luis 06/04/2014 14:22

No te quepa duda de que será así, de que ya lo está siendo: acabarán con ellos por los medios que sea. Ten en cuenta que en buena medida todas estas novedades han precipitado el cambio en la mismísima jefatura del Estado.
Creían que el movimiento de las plazas ya se había apagado, y hete aquí que un sector de aquello les ha plantado la tienda de campaña dentro del hemiciclo.

Manuel Rivero 06/04/2014 13:46

Yo ya conocía aesta gente hace dos años, del programa de la tuerka y también los he votado, además voy a ir hoy a la reunióm del círculo de cáceres.

Lola G 06/04/2014 12:02

Suscribo absolutamente tu texto, de principio a fin. Sé que los positivistas nos tacharán, cuando menos,de utópicos. Eso si nos tachan de cosas mucho peores ( que seguramente también) porque ya he oído cosas como " quién les paga/ quién sufraga su campaña / a las órdenes de quién actúan?, etc).
Yo por primera vez no he votado. De puro hartazgo, de puro asco por toda la corrupción que nos invade. Por eso, todas las preguntas que hacen algunos sobre" Podemos", deberían hacérselas a los Partidos que entran en el juego del Sistema.
A ver si se consigue, al menos , una regeneración de la clase política!