contador de visitas
>Licencia de Creative Commons
This obra by Fernando Rivero García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Segunda parte. Bilderberg - Prometeo Liberado

Publicado por Fernando Rivero García

Segunda parte. Bilderberg

      Hace años vi una entrevista a Fernando Morán, Ministro de Asuntos Exteriores en el primer gobierno de González y a la sazón escritor y probablemente el miembro más culto del gabinete. Había sido un acérrimo oponente a la entrada de España en la OTAN y, por tanto, su salida del gobierno no se demoró. Preguntado por los chistes que sobre él se contaban, en los que aparecía como tonto redomado, comentó que los había buenos y malos, que eran los mismos que antaño había protagonizado Franco y después los leperos, pero que mucho se temía que formaban parte de una campaña orquestada por la CIA. Nadie se lo rebatió. Recuerdo que mi hermano y yo nos preguntamos “si dirigen hasta los chistes que contamos, ¿en qué no se meterán?". Hay un Poder en la sombra que verdaderamente mueve los hilos.

     En el Telediario de la 2 de a deshoras, hace un par de semanas, hablaron de la reunión que Bilderberg estaba celebrando esos días. Me quedé atónito y no supe decidir si esos periodistas eran unos valientes al desuso, unos inconscientes o, simplemente, que la desvergüenza ha llegado ya a tales extremos y los grandes tahúres se sienten tan fuertes e intocables que han decidido jugar la partida con las cartas hacia arriba, sabedores de que tienen en su mano todos los ases y figuras. Viniendo la noticia de la televisión del Poder, me temo que debo quedarme con esta última opción.

     Decían abiertamente que ese grupo era el que estaba detrás de los acuerdos de Maastricht y el Euro -con las consecuencias de subyugación que para el sur de Europa han tenido-, de la llegada de Obama a la Casa Blanca, para ser más de lo mismo, los que cocinaron esta crisis inventada e imperecedera…, y se callaron que son los mismos que defenestran presidentes elegidos por la gente para encumbrar dictaduras convenientes, o quitan dictadores para establecer democracias que ellos mismos dirigen, como es el caso de Argentina, Chile o España, los que promueven nuevas reglas y condiciones laborales, siempre en perjuicio de los trabajadores, los que fijan los precios del mercado internacional contra los intereses de los países depauperados por medio de sus brazos armados de razones bastardas, el FMI entre otros.

     A esas reuniones opacas acuden grandes capitalistas, políticos y personas influyentes del mundo de la comunicación y manipulación informativa. Unos son invitados a reuniones concretas, como la reina Sofía, Ruiz-Gallardón, la hija de Botín, Zapatero o Solbes; otros son asiduos, como es el caso de nuestro querido Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del grupo Prisa, que parece que se codeaba con lo más rancio del republicanismo americano, como Donald Rumsfeld; no en vano las malas lenguas situaban el grupo que él preside, junto a Aznar y Bush, detrás del fallido golpe de estado contra Hugo Chávez. Supongo que los medios de comunicación se refieren a eso cuando nos cuentan estos días que España es la punta de lanza de Hispanoamérica en Europa y de Europa en Hispanoamérica.

      Por la calle oigo comentarios ingenuos del tipo: “lo que hay que hacer es presionar a los políticos para que espabilen”. ¡Como si eso fuera a servir para algo, como si la partida que se está jugando no tuviera las cartas marcadas y los planes para cada presente no se hubieran firmado y sellado tiempo antes! ¿De qué nos sirve cambiar unos políticos por otros o espabilar a los que hay si la podredumbre habita los tuétanos de un sistema donde nosotros, las personas, no somos sino meros medios de producción y de consumo y para los grandes tahúres, que tanto se preocupan, ni memoria de una piedra sepultada entre ortigas.

     El grupo Bilderberg nació en 1954 con la idea de propiciar un acercamiento entre Estados Unidos y Europa, si bien lo que realmente les interesaba era hacer un frente común contra el Comunismo. Lo que buscaban era crear un nuevo orden internacional en el que ellos se volvieran omnipotentes. Se reúnen anualmente y buscan no sólo imponer la supremacía de Occidente en el mundo, sino subyugar a sus propios pueblos, como estamos viendo en los últimos tiempos. ¿Qué es la crisis sino una llamada a la atención a unos trabajadores que, según ellos, estaban ya viviendo demasiado bien? De vez en cuando hay que hacer ver a la gente quién es quien manda.

     Es lo que llaman Política con mayúsculas, la que desprecia a las personas y las contempla, si acaso, como daños colaterales, aquella en la que se afanan los políticos serviles a pesar de haber prometido ser la voz de los votantes. La frase que dejará para la posteridad Felipe González es “esto es lo único que se puede hacer”. La utilizó para no sacarnos de la OTAN -a pesar de haberlo prometido-, para justificar sus reformas laborales, para renovar acuerdos con el Vaticano, para apoyar Maastricht… No había otra salida porque ésos eran los dictados del Poder en la sombra, aquellos a quienes nadie ha votado (bueno, a la reina sí; ¿o no?). Éstos marcan el rumbo dejando en lo superfluo un pequeño margen de acción a los gobiernos, que se saben marionetas pero aparentan ser reyezuelos. ¿Para qué votar, pues, a unos o a otros si son aquéllos los que de verdad dirigen nuestras vidas, los que diseñan los planos y marcan los límites? Si rara vez lo hago, nunca es para buscar un presidente, sino para engrosar las filas de la oposición, pues pensar que el Presidente y sus secuaces me representan y miran por mi bien, como parte del Pueblo que soy, significaría que me he dementado y no estoy en mis cabales. Otros intereses más elevados los mueven.

 

Fernando Rivero García

 

Comentar este post

manuel 06/14/2014 01:33

Tenía una leve idea de las reuniones de estos "poderosos", aunque lo suelen llevar muy en secreto cuando se reúnen. Y me pregunto: ¿por qué tanto misterio en que sepamos quienes son? no será porque les da vergüenza - que dudo que la tengan- en que sepamos quienes nos están robando los derechos más fundamentales, y los trabajadores no podamos ni cubrir las necesidades más básicas; o quizás sea por lo que tu dices, que quieren volver a poner a cada uno en su sitio.
Me ha gustado mucho tu artículo.
Saludos.

sergio 06/12/2014 12:43

Me ha sonado al famoso contubernio y a "La vida es sueño"

Luis 06/12/2014 09:31

Lástima que no tengo a mano "El libro de los abrazos" de Eduardo Galeano, que he estado releyendo la semana pasada. Uno de sus escritos versa precisamente sobre esta gente en la sombra, y termina haciéndoles decir que "ellos son neutrales". Ésa es su táctica. A falta de Galeano, recordad la canción de Lluís Llach: "Els son aquí entre nosaltres".