contador de visitas
>Licencia de Creative Commons
This obra by Fernando Rivero García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
A propósito de la muerte de Hugo Chávez - Prometeo Liberado

Publicado por Héctor Manuel Rivero

      Siempre he pensado que el principal defecto de la manera en que desde España hemos abordado el análisis de la acción de gobierno de Hugo Chávez ha sido el desconocimiento, la falta de información y, en definitiva, el uso de una alta dosis de prejuicios y lugares comunes a favor y en contra, que vienen a subsanar la falta de datos.

      Dicho esto, también quiero dejar claro que no creo que las responsabilidades en este estado de cosas sean simétricas, quiero decir, que si la ciudadanía no ha dispuesto de una información suficiente, veraz e imparcial es porque los medios de comunicación, presionados por los poderes económicos y políticos que los dirigen, no han cumplido con su obligación y han transmitido una imagen distorsionada de la realidad venezolana, ofreciendo una información que en el mejor de los casos era sesgada, cuando no abiertamente manipulada y tendenciosa.

      Así, cuando el Presidente de los empresarios de Venezuela, Pedro Carmona, organizó en 2002 su Golpe de Estado y los gobiernos de Bush y Aznar tardaron minutos en reconocer al nuevo gobierno, el hecho se nos presentó como el “fin del círculo vicioso del populismo” (comentarista de Hora 25 dixit); o cuando los directivos de la Empresa Pública de Petróleos de Venezuela cerraron la empresa y llevaron al país a la escasez y el desabastecimiento, la noticia fue tratada como si fuese un conflicto laboral legítimo (por cierto, ¡qué diferencia de tratamiento cuando el conflicto laboral es en España!), en lugar de hablar de un segundo Golpe de Estado.

      No me cabe duda de que esta desinformación responde a unos intereses muy concretos, pero más allá de esos intereses hay un prejuicio que permite a un amplio sector de nuestra sociedad aceptar tal grado de manipulación. Y es que bajo esa crítica feroz subyace un complejo de superioridad racial, también conocido como racismo, que impide a algunas (muchas) mentes ser capaces de aceptar que un tipo tan poco Princeton pueda dirigir los destinos de un país.

      Mientras la prensa alababa al genocida de Uribe de manera casi unánime, casi con la misma unanimidad se mofaba del Presidente del Jersey, del Gorila Chávez y, un poquito menos porque son blancos y guapos, de Correa y de Cristina Fernández. Lo que en uno es elegancia y saber estar en los otros era zafiedad y horterada; uno era modelo de democracia y los otros populistas irredentos; uno reformaba la Constitución por canales no previstos legalmente y los otros imponían a fuerza de triunfos electorales su Socialismo del Siglo XXI.

     En fin, ¡qué os voy a contar que no hayáis leído, visto u oído!

      No soy tan ingenuo como para creer que la acción de gobierno de Chávez fue perfecta (¿cuál lo es?), pero permitidme que hoy haga caso del dicho latino que reza de mortuis nil nisi bonum, y que exige el respeto a los muertos; respeto mínimo que gran parte de la carroña mediática de este país no ha tenido la elegancia de guardar, lo cual tampoco me sorprende.

      Por mi parte, me quedo con el titular de Público: “Muere Chávez, nace el mito”. Y ahora a ver qué pasa, pero me malicio que empecemos a saber más cosas.

H:

 

Ciudad del Betis, a seis días del mes de marzo de MMXIII A.D.

Comentar este post

Alex 03/28/2013 12:11

Hola,
Sí, veo que el artículo es una crítica a los medios de información españoles. Estoy de acuerdo en que hay Intereses con influencias en el trato que se da a las noticias, Intereses con afán de titiriteros, Intereses sembrando una matriz de opinión para diversos temas que son de su, eso, interés. Eso pasa en todas partes; en algunos sitios con más desvergüenza que en otros, supongo.
Yo nací en Caracas y me acuerdo de cómo era mi tierra antes del fenómeno chavista; he visto el efecto, lo he vivido, y ahora estoy lejos pero lo sigo de cerca. Claro, tengo familiares y amigos allá, pero aunque no fuese así, igual me duele la tierra y la gente.
En España, tengo la impresión, algunos creen que Chávez era algo así como un mono vestido de payaso verde con los bolsillos a reventar de petrodólares, y otros ven un guerrero romántico, idealista luchador, pilar legítimo de la izquierda latinoamericana... Y, como es de imaginarse, ni lo uno ni lo otro.
Lo único bueno del legado de Hugo Chávez es que ha forzado a la clase política a dirigirse y trabajar en función de las necesidades de la gente pobre, que en Venezuela es una amplia mayoría, algo irónico en un país con tantos recursos y tanto potencial. Quitando eso, lo que Hugo Chávez le hizo a Venezuela no tiene nombre. Nunca un dirigente venezolano gozó semejantes precios altos del petróleo, semejante apoyo popular, semejante influencia en todas las instituciones del Estado (Tenía en sus manos el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial, el Electoral y el Moral. Todos.). Es inimaginable lo que podía haber logrado pero fue para nada, nada de provecho para las generaciones venideras. En Caracas, y en el interior del país es peor, hay cortes de luz y de agua simplemente porque las infraestructuras que proveen estos servicios están gravemente deterioradas, mera falta de mantenimiento. Otra cosa gravemente deteriorada es el aparato de producción nacional. Yo vi personalmente el caso de una hacienda en El Llano, precisamente en el estado Barinas, de donde era oriundo el líder de la revolución. El dueño era un ganadero que había conseguido comprar esas tierras hacía treinta años por medio de un gran esfuerzo personal y el apoyo de varios familiares. Cuando yo lo conocí hacía cuatro años que habían empezado a invadirle la finca. Los invasores se instalan en un rancho de bloques desnudos y de ahí no hay quien los saque, están armados e insisten en que esa área les corresponde a cuenta de que el dueño la tiene ociosa, y aunque no es cierto a ojos vista, ni la policía local ni la Guardia Nacional se mojan en el asunto. Progresivamente los invasores van tomando más terreno, las vacas del dueño van perdiendo espacio para pastar y, en consecuencia, pierden masa corporal también; a veces se roban alguna y luego aparece por ahí entre el monte "el huesero", es decir, la osamenta sobrante tras la comilona de un nutrido grupo de estos forajidos. Dos años después de que mi colega y yo documentáramos el caso el gobierno le ofreció al ganadero, digamos, "cuatro duros" por la finca y él prefirió coger fallo a perderlo todo. Éste es uno de tantos casos similares; los invasores lo son de oficio, y después las tierras no se ponen a producir o, en el mejor de los casos, su producción es más simbólica que práctica. Hoy toda la carne que se consume en Venezuela se importa de Argentina y Brasil. Grandes productores de alimentos como Empresas Polar han mudado el negocio a Colombia; a pesar de los problemas que tiene Colombia les resulta más estable que Venezuela. Otra estrategia es el control cambiario, no pueden comprarse dólares así alegremente, hay toda una serie de condiciones y restricciones; un productor que no logra comprar a tiempo insumos, maquinaria o repuestos, se fastidia. Encima hay control de precios, pero las subvenciones a la producción no está destinada sino a quienes son afectos al régimen. La idea es que no se pueda hacer negocio si no es a través del Estado, en este caso es decir, el gobierno. Hoy el país depende del petróleo más que nunca. ¿Por qué la gente lo amaba y lo llora? Quitando su magnetismo personal, que fue clave, Chávez explotaba las necesidades de los que realmente saben lo que es pasar necesidad y alentó el resentimiento. Chávez no reparó mucho en enseñar a pescar, tenía mucho pescado para regalar. Chávez puso módulos de atención sanitaria y llevó médicos cubanos, algunos encontraron más fácil desertar desde Venezuela que desde la isla, pero aunque ese servicio funcione a veces sí, a veces no, en los hospitales no hay ni guantes para los médicos venezolanos. Un amigo del colegio estudió medicina, una vez me contó con el corazón destrozado sobre un parto que atendió en el estacionamiento, o parking, del hostpital donde hizo la rural (una pasantía) simplemente porque no tenían dónde meter a la niña, o adolescente, pues, que estaba dando a luz. Esto es sólo un ejemplo, pero es algo que se repite a diario, y no una vez. Por otro lado, todo venezolano moderno conoce alguien que ha sido asaltado a mano armada, quizás alguna víctima de un secuestro express, yo mismo conozco tres casos, y fueron tres modalidades distintas de secuestro extress. Pero la impunidad no importa porque mientras se hable de la inseguridad ciudadana no se habla de otros temas más molestos para la revolución. Y no hablemos de escasés de alimentos básicos, con frecuencia no hay leche, o aceite vegetal, o café. En YouTube podéis ver videos de gente dándose golpes en un supermercado porque al fin llegó pollo, uno no pilló ninguno y otro quiere llevarse varios. Chávez no creó mucho empleo pero repartió subsidios. chávez no redujo el índice de pobreza, sólo cambió el modo de calcularlo. Chávez vivía sólo por y para el poder. Decía sapos y culebras sobre los gringos pero a Estados Unidos no le ha faltado una gota de petróleo venezolano. Chávez repartió dinero por toda latinoamérica, ganando alianzas y silencio internacional, mientras en Venezuela tanta gente vive en la miseria, como al chavismo le conviene. Chávez puso a Venezuela a mantener a Cuba por puro amor al catrocomunismo, a la pantomima de una ideología que no es sino mercadotecnia política. Y es una verdadera lástima por la auténtica izquierda latinoamericana, porque el discurso de este tipo de líder no es sino palabras huecas orietadas a mantener la esperanza, fomentar el miedo y el odio, y quizás a la larga salga el tiro por la culata y todo juego pase, los Dioses no lo quieran, a manos de una derecha sedienta e indolente.
Para cerrar mi comentario, a quien le interese le recomiendo el siguiente artículo: http://globovision.com/articulo/guaicaipuro-lameda-en-entrevista-con-carla-angola-la-revolucion-necesita-pobres-a-los-pobres
Es una entrevista de la periodista Carla Angola con el General Guaicaipuro Lameda, que era afecto a Chávez hasta que vió el verdadero chavismo por dentro.

Fernando Rivero 03/28/2013 13:21

Gracias, Alex, por tu comentario. Es siempre bueno conocer el punto de vista de alguien que viene de allí. Espero que con este texto te arranques en el futuro.

manuel Rivero 03/08/2013 16:05

Os recomiendo el programa de la tuerka dedicado a Chavez, ahí se dicen algunas cosas que en otros medios no se cuentan. Joder con la muerte, se está llevando a los mejores y nos estamos quedando solos con este, con estos, con toda esta...
Fernando sigo tu blog y el de Antonio Jiménez.

Luis 03/11/2013 09:28

¡Oye, oye! ¡Que zarpa la balsa de los Rivero y me quedo en tierra! Si hay que tocar los h., querido Blas, avísame y te echo dos manos.
Sí, la sensación que me deja todo esto es que cómo andaremos de arrastrados estos tiempos en España, de desencantados frente a políticos y (des-)informadores, que hasta nos preguntamos si no habrá cosas buenas de Chávez que no hayamos conocido. Haberlas, haylas, aunque, en efecto, el personaje fue envolviéndolo todo y es posible que el proyecto mismo se pusiera a su servicio.
Ahora me pregunto por dónde van a ir los siguientes tiros del vecino de arriba: es evidente que querrían a Evo Morales y a Cristina Fernández en un sitio parecido al de Chávez, pero me intriga saber cuál va a ser su posición hacia la presidenta de Brasil, porque ahí el trato es sustancialmente distinto. Vedremo.

B 03/07/2013 13:21

Eso nunca, dejar de seguirte nunca.
Tú sabes que es constumbre de los Rivero tocar los h...porque sí.
Me gusta el blog y me permito enviarte comentarios.
Un abrazo a todos,

Fernando Rivero 03/07/2013 20:04

Que se agradecen y se echan de menos cuando faltan.

B 03/07/2013 13:11

Yo no me entero de na!
Tenía prohibido el matrimonio gay, el aborto, cada vez que podía salía con el Sagrado Corazón de Jesús y con la Biblia. Tenía claro los conceptos de Patria, Bandera, Cultura, Identidad, era Militar, Nacionalista...
Apoyaba la nacionalización de determinadas empresas de sectores estratégicas (lo que me parece bien) lo que va en contra de la globalización, del Internacionalismo socialista ...
Le daba caña a los yankis (lo que me parece mejor, eternos enemigos nuestros).
A partir de ahí, si extrapolas el modelo a cualquier otro país, que no sea oscuro de piel y tenga un acento que no nos haga gracia no seríamos tan benevolentes en el juicio. Pienso. Que hable su pueblo, que haga la Revolución (como todos los pueblos deben hacer) y un respeto a los muertos.
Ya te contaré unas reuniones que tuvimos con los Círculos Bolivarianos. Para mí podía haber sido la gran esperanza pero el personaje devoró a la persona. Aunque lo de Alo Presidente tenía gracia, las cosas como son.
Un abrazo,

Fernando Rivero 03/07/2013 13:12

Hola, primo. Ya estaba yo echando de menos tus agudos comentarios. Pensé que te había comido la lengua un gato, o la tecla. Me alegro de que vuelvas a la controversia, que es donde nosotros nos sentimos bien y a gusto.

H: 03/07/2013 13:12

B no te ofusques, primo, que lo que he escrito es más una crítica a la desinformación que un panegírico a la figura de Hugo Chávez. Entre otras cosas porque no tengo demasiados elementos de juicio, más allá de algunos datos incontrovertibles: porque es cierto que estaba abrazado a la Biblia y a la bandera todo el día (dos elementos que personalmente me producen urticaria), pero quizá allí no tengan el significado histórico que tienen aquí. Es probable que no quisiera vivir en Venezuela, pero no creo que este continente en el que vivimos y, mucho menos, el país que habitamos puedan dar ya muchas lecciones de nada.
Estoy de acuerdo contigo en que el personaje devoró todo a su alrededor, pero lo importante no es tanto que devorase a la persona como al proyecto. Sin embargo, ahora veremos cuánto ha quedado instalado en la sociedad venezolana y cuánto se entierra mañana con Chávez.
En todo caso, lo que me parece indiscutible es el giro que representó en la política de América Latina.
Pero como de esto se puede hablar largo tiempo y te debo unas cervezas...pues eso
Un abrazo,