contador de visitas
>Licencia de Creative Commons
This obra by Fernando Rivero García is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Se vende - Prometeo Liberado

Publicado por H;

Se vende

       Dicen que donde hay una necesidad humana hay un negocio. Y los que así dicen te cuentan de la fortuna que amasó el que inventó las tiritas para gente negra o del que inventó la cobertura de plástico para los cordones del calzado (del calzado con cordones, claro), sobre cuya utilidad no cabe duda razonable. También se podría poner como ejemplo el invento de la bombilla o el de la cremallera; la bicicleta amada o el malquerido paraguas. Por no remontarnos a la rueda, la polea y la palanca, claro.

       Algunos son artilugios sencillos, otros, artefactos más complejos, pero tienen en común su creatividad, el ingenio de quien los ideó, diseñó, construyó y probó. Sin duda, con la intención de hacerse inmensamente rico, para no tener que volver a doblarla, pero también movidos por la curiosidad, por el afán de sacar algo de la nada, al menos de la nada material.

        En estos días, que mientras escribo esto la “Comunidad Educativa” (si tal cosa existe o es) está de huelga contra las ocurrencias de Wert, decía que ahora para hacer un buen negocio no hace falta tener mucha imaginación. Hoy los Derechos Fundamentales son El negocio. Así que alguien con dinero de sobra no tiene que quebrarse mucho la cabeza, sólo tiene que leer nuestro texto constitucional para saber en qué sector invertir.

        Si la Constitución nos garantiza el Derecho a la Educación (Artículo 27), ellos leen que los colegios concertados o las Universidades privadas (y aun las públicas) con sus grados y másteres son un valor seguro. ¡O qué decir del Derecho al Trabajo! (Artículo 35), cuya relectura dio lugar, en el último gobierno de González, al negocio de las Empresas de Trabajo Temporal. Sí, aquéllas de las que nos prometieron que iban a conseguirnos trabajo a todos y que lo único que han conseguido es que del trabajo de un trabajador obtengan beneficios dos empresarios.

       Si no son perezosos, pueden seguir leyendo y llegar al Artículo 43, que establece el Derecho a la Salud, donde ellos ven concesiones de balde de Hospitales construidos con dineros de todos, eso sí, en zonas bien pobladas, no sea que les falte la clientela. Un poco más abajo, el Derecho a la Vivienda (Artículo 47): ¿qué os voy a contar yo (mísero alquilado) que vuesas hipotecadas mercedes no sepan? Un poquito más abajo el Artículo 50 habla de algo que no sé muy bien qué es. Habla de pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas… yo no entiendo una palabra, pero ellos traducen por fondos de inversión, comisiones y “ah, mala suerte, jugamos con su dinero y usted perdió”.

       Y así podría seguir, pero como continúe leyendo la Constitución no termino de escribir esto, porque la Constitución se ha convertido en un relato fantástico al estilo Bradbury, de esos que te enganchan, o en panfleto de propaganda de extrema izquierda. Os recomiendo que le echéis un vistazo, porque si exigiéramos su cumplimiento inmediato, seguro que nos meterían en la cárcel por antisistema.

       En definitiva, que estamos asistiendo impasibles (o a lo sumo, como diría Wert, de fiesta de cumpleaños en fiesta de cumpleaños) al desmantelamiento de los servicios públicos, y no porque sean ineficientes sino porque hay quien necesita hacer negocio con ellos. Desgraciadamente es una moda mundial, pero España se ha aplicado a cumplir los preceptos de esta moda como alumna aventajada. Acabada la fiesta del ladrillo ahora hay que hacer negocio con los servicios públicos.

        No es casual que la reforma de la Administración Local deje a los Ayuntamientos y a las Comunidades Autónomas con el culo al aire. La mayoría de estas competencias son municipales o autonómicas, por lo que, si no hay financiación adecuada, los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas tienen dos opciones complementarias: cerrar los servicios que no son económicamente rentables, y vender los que sí pueden generar beneficios. Se venden con la excusa de que están mal gestionados, pero la verdad es que se venden para sacar dinero con el que seguir pagando nóminas y rotondas.

      “El mercado (sea eso quienquiera que sea) lo gestiona mejor” nos dicen habitualmente, incluso en estos tiempos en los que hemos tenido que meter cientos de miles de millones de euros para salvar la buena gestión de los mercados financieros. “El mercado (esté eso dondequiera que esté) usa más racionalmente los recursos y los distribuye mejor” nos dicen los que ocultan los resultados, evitando hablar de la eficiencia del mercado más antiguo del mundo, que no es el del sexo, sino el de la comida. Según la FAO 868 millones de personas pasan hambre y 2.000 millones no tienen acceso a la cantidad mínima de micronutrientes. En un mundo con 1.400 millones de personas con sobrepeso, el 26% de los niños y, sobre todo, niñas está malnutrido.

        Esas son las gráficas que deberían enseñar cuando dicen que el mercado y los mercaderes son los más indicados para la gestión de nuestros servicios públicos. No nos dejemos engañar.

H;

Comentar este post

Manuel Rivero 10/31/2013 15:19

La mayoría de esos inventos del hombre son una copia de alguna planta o bicho, Euclides se copió del escarabajo pelotero.
Para los más ácratas, todo esto que está ocurriendo puede ser interpretado como una aceleración del camino contra el estado hacia la autogestión, sin embargo...
Fijaos que hasta Escohotado se ha hecho liberal.

Manuel Rivero 11/04/2013 19:21

No, joder no es broma, claro.
Hace unos días estuve en el concierto de Albert Pla, con el mismo espectáculo que le prohibieron en Gijón por haber dicho que le daba asco ser español, la alcaldesa de Cáceres también lo hubiera hecho de no haber mediado las pérdidas económicas. Estuvo como siempre muy gracioso y muy lúcido.

Luis 11/04/2013 19:05

A Epicuro se le pueden poner reparos, como a todo quisque, pero el que lo haga tiene que quitarse la careta antes de abrir la boca, y normalmente esas críticas a los valientes vienen de bocas muy cobardes y maquilladas.
Ah, y permíteme una corrección de puntuación a tu escrito anterior, que, aunque pedante, seguramente es necesaria: sé que has querido poner coma detrás de "broma", porque también sé que compartes conmigo la certeza de que joder es lo único serio que nos va quedando.

Manuel Rivero 11/04/2013 16:25

Era broma joder, pero es que ultimamente leo sobre estas conversiones al liberalismo y yo sólo digo que sin estado no hay capitalismo. Por lo que dices de la piara, también he leído críticas a Epicuro desde una perspectiva, en teoría revolucionaria y anarquista, pero que no pasan de ser las viejas soflamas del cristianismo rancio, en fin, que toda esta idea del final de las ideologías es aún peor que ellas mismas.

Luis 11/04/2013 12:35

¡Venga ya, Manolo! ¿Tú, ilusionado y creyente? No, primo, a ti te tengo yo bien cerca, aquí, entre la piara de los descreídos...

Manuel Rivero 11/03/2013 10:25

Me has dado un disgusto enorme con lo de que después del estado viene la esclavitud.

H; 10/31/2013 17:24

El problema, Manolo, es que después del Estado no viene la autonomía, sino la esclavitud.
Y lo de Escohotado, que merece una pensada reposada, creo que tiene más que ver con el hartazgo ante una socialdemocracia que no propone nada estimulante y que se ha quedado en tratar de modificar las cosas que están en los márgenes del poder, es decir, en jodernos a la gente de a pie, en un fenómeno que yo llamo "democracia totalitaria", en el sentido que Weber le dio al término totalitario de intromisión del Estado en la totalidad de los aspectos de la vida. Menos lo realmente importante, hoy está todo regulado. A modo de ejemplo: la ley antitabaco, la separación de las basuras, la regulación de la prostitución, los horarios infantiles en la tv, las ITV, ITE y demás inspecciones que luego resultan inútiles...

Luis 10/31/2013 08:54

Hache, poco hay que apostillar a razones tan contundentes como las tuyas, pero sólo añado esto: se busca ante todo el beneficio económico, pero es también de una importancia básica para ellos el control ideológico que obtienen al adueñarse de distintos sistemas, algo evidente en el "mercado" de la Educación (aunque no sólo ahí).